La historia de las toallas de papel Bounty

En 1957, Procter & Gamble adquirió Charmin® la compañía fabricante de pañuelos de papel de Green Bay con base en Wisconsin, como su primer negocio de productos de papel para el consumidor. Un producto en particular, las toallas Charmin, fue una toalla de una hoja diseñada con el proceso de fabricación del papel convencional.

Bounty History

P&G reconoció la creciente demanda de toallas de papel y comenzó una década de investigación, experimentos y, por último, innovación.

En ese momento, la mayoría de las marcas de toallas de papel estaban promocionando su “resistencia” o “suavidad”. A través de la investigación, en su mayoría entrevistas, P&G descubrió que lo que realmente les importaba a los clientes era la “absorción”.

Con esta información, y otros aspectos, Bounty reemplazó las toallas Charmin en otoño de 1965, y presentó una nueva toalla de 2 hojas que era más gruesa, suave, y más absorbente que cualquier otra en el mercado.